Análisis de Bouncy Mouse <sub>Cuidado con el ratón, está muy rebotado</sub> | Juegos Android, noticias, análisis y artículos

domingo, 18 de marzo de 2012

Análisis de Bouncy Mouse Cuidado con el ratón, está muy rebotado

Cuando una fórmula se pone de moda, es muy fácil verla agotada rápidamente sepultada en una avalancha abrumadora de intentos de triunfar y que no permiten discernir entre cuáles son buenos productos y cuales no. Con Bouncy Mouse tuve la suerte de poder pescarlo entre esa marabunta de juegos casual y que, sin duda, destaca porque, sin proponer nada capaz que se te vaya la peonza y cambie el devenir de tus próximos días de existencia, combina una serie de elementos ya vistos para dar con un producto fresco y entretenido.

En Munkadoo Games han sabido estudiar y extraer lo esencial de la competencia. La física está ahí presente y debemos tenerla en cuenta cuando pasemos de una zona de agarre a otra gracias al rabo de nuestro ratón –cola prensil para los amantes de los bichos-. A diferencia de la gran mayoría de juegos casuales, donde cada nivel se presenta como una pantalla estática, aquí tendremos que avanzar rebotando con precisión, evitando obstáculos y a unos enemigos coloridos con un aspecto tan alegre que parece que en algún momento se vayan a solidarizar con nuestra causa y van a pasar de intentar arrebatarte uno de esos preciados corazones. Sí, aquí hay una serie de vidas que tendremos al comienzo de cada nivel y que tenemos que cuidar con mimo o deberemos de comenzar de nuevo. Si llegamos al final de forma exitosa, el colofón será asestarle la mayor galleta posible a Captain Cat. Dicho canalla es un felino que aprovechó una noche en la que nuestro ratón y sus colegas se habían cogido un pedo de muerte y les arrebató todo el stock de queso. En su torpeza se dejó un rastro por todos los niveles que nosotros no sólo debemos recoger para recuperar el botín, sino que así desbloquearemos vestuario para nuestro personaje u otras ayudas.

La sensación de todo lo anterior es de estar ante un juego que nos propone el clásico reto de avanzar por un nivel pero con un acercamiento casual. Que nadie se equivoque, Bouncy Mouse es un juego completamente opuesto a lo hardcore. Todos los elementos casuales podremos identificarlos sin problemas y no vamos a encontrar nada que no hayas visto en ninguno de los juegos más descargados de la tienda de aplicaciones. Lo que le hace destacar es su sensación de avanzar e ir solucionando retos conforme progresamos en el mismo nivel y no vislumbrarlo en su totalidad nada más cargarlo, a pesar de poder hacer zoom para localizar al gato. Tal vez ofrecer esa posibilidad sea un error que le hace perder esa tensión de saber qué viene luego, ese hilo imperceptible que tira de tus dedos y te hace preguntarte qué ha deparado Munkadoo Games tras esa colina. Tampoco es algo que vaya a restarle puntos; no esperaba el hijo bastardo entre ese musculoso y calvo hardcore y esa facilona casual; esperaba un juego divertido que me sorprendiera más allá de los cuatro conocidos por todos y Bouncy Mouse ha conseguido todo eso y tal vez un poco más.

Bonus: Mención especial para los seis niveles con la temática de San Valentín que cambia el queso por corazones de chocolates y al ratón protagonista por una ratona de color rosa.